viernes, 29 de julio de 2016

                                              - Osho - 


¿Realmente eres tú mismo? O simplemente estás fingiendo ser alguien que la multitud que te rodea quisiera que fueras? Para mí, un buscador de la verdad debe comenzar por el abandono de todo lo que es falso en él, porque lo falso no puede buscar la verdad. Lo falso es la barrera entre tú y la verdad. Si todo lo que es falso fuese abandonado, no sería necesario buscar la verdad, la verdad vendría a ti. De hecho, cuando digo, 'La verdad vendría a ti', son sólo palabras. Cuando todo lo que es falso es abandonado, eres la verdad. Nada viene y nada va. No existe un recorrido". - Osho - 


sábado, 16 de julio de 2016

Hilo rojo del destino

                                                           
                                                     

                       Hilo rojo del destino

                               

El hilo rojo del destino también conocido como "cordón rojo del destino", es una creencia de Asia oriental, presente en la mitología china y en la japonesa. Además, este mito se refleja también en Occidente con las llamadas "almas gemelas".
Según este mito, los dioses atan un cordón rojo alrededor del tobillo -o del dedo meñique, en el caso de la cultura japonesa- de los que han de conocerse o ayudarse en un momento concreto y de una manera determinada.
Para la leyenda china, el antiguo Dios Lunar, también a cargo de los matrimonios, es el artífice de ese hecho.
Así, las dos personas unidas por el hilo rojo están destinadas a ser amantes, independientemente de la hora, el lugar o la circunstancia. Por tanto, este cordón mágico se puede estirar o enredar, pero nunca puede romperse.

 La  leyenda más popular y la que se recita en casi todos los hogares japoneses a los niños y jóvenes es ésta:
Hace mucho tiempo, un emperador se enteró de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa, quien tenía la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino y la mandó traer ante su presencia. Cuando la bruja llegó, el emperador le ordenó que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que sería su esposa. La bruja accedió a esta petición y comenzó a seguir y seguir el hilo. Esta búsqueda los llevó hasta un mercado, en donde una pobre campesina con una bebé en los brazos ofrecía sus productos. Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella y la invitó a ponerse de pie. Hizo que el joven emperador se acercara y le dijo : «Aquí termina tu hilo», pero al escuchar esto el emperador enfureció, creyendo que era una burla de la bruja, empujó a la campesina que aún llevaba a su pequeña bebé en brazos y la hizo caer, haciendo que la bebé se hiciera una gran herida en la frente, ordenó a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza. Muchos años después, llegó el momento en que este emperador debía casarse y su corte le recomendó que lo mejor era que desposara a la hija de un general muy poderoso. Aceptó y llegó el día de la boda. Y en el momento de ver por primera vez la cara de su esposa, la cual entró al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente… Al levantárselo, vio que ese hermoso rostro tenía una cicatriz muy peculiar en la frente.